Nuestro entorno: Alcaraz


En la ladera del Cerro de San Cristóbal se halla la localidad de Alcaraz. En su historia  encontramos vestigios y de sus vaivenes en la Edad Media. Pero es el Renacimiento el que devuelve a Alcaraz el brillo perdido y corresponde con lo que ofrece en su visita.

La Plaza Mayor destaca como conjunto arquitectónico. Monumental y sobria, envuelta en solemnidad se abre sobre el saliente de la plazuela de la Trinidad. Está gobernada por dos torres anejas, la de la iglesia y la del Tardón, ambas de base prismática irregular y ambas constituyen la imagen del pueblo en la memoria y en lontananza. La plaza mantiene en su mayoría la constancia de la arquería, que sustenta el Ayuntamiento, la Lonja del Corregidor y la Regatería de sobrio clasicismo.

Al lado la iglesia de la Santísima Trinidad, en su visita el viajero observará distintas fases del gótico y una colección de estatuas policromadas. En su exterior además de la torre de la plaza mayor, encontramos la portada de un gótico muy avanzado, con bellísimas arquivoltas flamígeras.

El paseo por la villa nos ofrece innumerables detalles, adornos, arcos, portadas y balcones. La puerta de la Aduana, La casa de los Galiano, El Santuario de Nuestra Señora de las Cortes, El Monasterio de Santa María Magdalena, el convento de San Francisco o la Torre do Grogojí. Son algunos de los tesoros que esconde entre sus calles y parajes este bello pueblo alcarreño.

En los alrededores encontramos en la colina el Castillo, casi en ruinas merece el paseo por el campo y los tramos en pie de su antigua fortaleza, desde donde la vista del pueblo y de parte de la comarca nos conforta.

Acceso

N-322

Descargar guía de viaje de Alcaraz(PDF).

Fuente: http://www.turismocastillalamancha.es/